El mismo caracol, otra historia